Mamografía

Es  una exploración específica  para el seno, que se realiza a través de rayos X, para resolver  un síntoma clínico particular relacionado con el seno, como dolor, secreción, hinchazón o aparición de cambios en la piel o el pezón. En mujeres mayores de 40 años se utiliza generalmente para buscar signos precoces de cáncer de seno. Los expertos coinciden en que el éxito del tratamiento de esta enfermedad va  unido  al  diagnostico temprano, en lo cual la mamografía tiene una importancia determinante. Es  un estudio que no implica mayores riesgos, salvo en el caso de mujeres embarazadas, quienes no deben realizarse una mamografía, a menos que su médico así lo indique. Debe tenerse en cuenta  que no todos los  canceres de seno pueden ser detectados en una mamografía.

¿Cómo se realiza?

Cada seno se coloca en un soporte perpendicular al tubo de rayos X del Mamógrafo y se realiza una comprensión sobre el mismo; esta comprensión pudiera generar alguna molestia, pero es indispensable para obtener una imagen nítida de los tejidos. El haz de rayos X atraviesa el seno y la imagen de este se imprime en una película radiográfica, o es enviada a un monitor para ser estudiada por el médico radiólogo.

Preparación

El día que vaya a realizarse el estudio no debe usar talcos, crema corporal, desodorante o perfume. Es de gran importancia que el paciente lleve consigo mamografías o ecografías de seno previas, si las tuviera.

Requieren preparación

  • XEROMAMOGRAFIA O MAMOGRAFIA, UNILATERAL

  • XEROMAMOGRAFIA O MAMOGRAFIA, BILATERAL

Cuidados después del procedimiento

Generalmente, no se requiere ningún tipo de cuidado especial después de realizada una mamografía.

Bibliografía

Sección para pacientes del portal virtual se la Asociación Colombiana de Radiología: www.AConline.org