El examen que se realiza a mujeres que no presentan síntomas en sus senos es llamado mamografía selectiva o de detección. Mientras que el examen para detectar cáncer de seno en personas con abultamiento u otro signo o síntoma de la enfermedad tiene el nombre de mamografía de diagnóstico. En ambos tipos de mamografía se utilizan los mismos equipos. Sin embargo, una mamografía de diagnóstico requiere más tiempo que las mamografías selectivas de detección y la dosis total de radiación es mayor, ya que se requieren radiografías para obtener vistas del seno desde varios ángulos.

Este examen tiene diversos beneficios. A continuación, te explicamos cinco de ellos:

Puede salvar vidas. La detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de morir por la enfermedad en un 25 % o 30 % o más.

Es un procedimiento rápido: Su duración es de alrededor de 20 minutos y la incomodidad es mínima para la mayoría de las mujeres.

Es un procedimiento seguro: Solo existe una diminuta cantidad de exposición a la radiación en una mamografía.

Las mamografías de exploración aumentan la posibilidad de detección de pequeños crecimientos de tejidos anormales restringidos a los conductos lácteos en las mamas, llamados carcinoma ductal in situ(CDIS).

Es útil para la detección de todos los tipos de cáncer de seno, incluyendo el cáncer invasivo lobular y el cáncer invasivo ductal.

Fuentes: https://www.radiologyinfo.org/ – https://www.cancer.gov/espanol/tipos/seno/hoja-informativa-mamografias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =